A Página principal

RECURSOS
ACTIVIDADES Y PROYECTOS CON TIC'S
MATERIAL TEÓRICO
ARTÍCULOS

  Libro de visitas



Artículos



Cómo hacer un buen Currículum Vitae

 

El termino Currículum Vitae se utiliza en los países de Europa, América, Asia y África. Es una recopilación de todos los datos académicos y experiencia de una persona a lo largo de su vida (como bien indica el término latino vitae). La estructura suele ser: datos personales, académicos, experiencia, idiomas, informática y otros datos, todo ello en orden cronológico de adquisición.

 

Consejos para redactar un Currículum Vitae:

- Una o dos hojas como máximo.

- Papel blanco o color muy claro, de calidad, sin adornos y/o filigranas.

- Impreso o mecanografiado, evita escribir tu CV a mano, excepto si la empresa que selecciona lo exige así.

- No incluir fecha de redacción de la carta de presentación.

- No debes adjuntar documentos acreditativos, excepto si son solicitados.

- Evitar el envío de fotocopias, siempre conviene el original.

- No se incluye nunca portada del Currículum Vitae.

- Tiene que transmitir visualmente claridad y profesionalidad (papel blanco, frases cortas, letras mayúsculas y con formato estandar, elegante y sencillo; destaca con negrita cierta información o apartados).

- Utiliza verbos de acción.

- Evita usar muchos recursos decorativos, como encuadrar, colores , párrafos muy amplios.

- Sé honesto en el contenido , positivo, y vende lo mejor de ti mismo.

- Redáctalo bien y revisa la ortografía. Usa diferentes sinónimos para evitar repeticiones y sensación de poca riqueza de vocabulario y por lo tanto, poca capacidad de fluidez verbal. No uses abreviaciones, excepto si son las consensuados en nuestro idioma (por ejemplo: Avda. por avenida, C. por calle…).

- Estructura el Currículum Vitae en función de lo que consideras que son tus puntos fuertes para ese puesto: habilidades y logros primero, o bien experiencia en varios puestos similares, e incluso si un requisito esencial es cierto título académico, puedes escribirlo antes que la experiencia. No olvides que es un “traje a medida del puesto que quieres conseguir”, no la historia completa de tu vida.

- Redacta de forma inversa cronológicamente la experiencia y formación que consideres adecuadas para el puesto de trabajo.

- Destaca siempre cómo has solucionado los problemas, tus habilidades, tu contribución a las mejoras conseguidas en tu trabajo y en tu empresa.


Evita:

- No escribas el título (ya sabemos que es un Currículum Vitae).

- No hables de objetivos económicos en el Currículum Vitae.

- Las razones de cambio de trabajo o de no estar trabajando las explicarás en la entrevista. No escribas nada en el Currículum.

- Fotografía: sólo si te la piden.

- Usa un vocabulario general, no tecnicismos, palabras coloquiales o jergas, que pueden no ser entendidas.

- Referencias: no se escriben en el Currículum. No es un libro donde se añade bibliografía.

Formatos de Currículum Vitae

Hay diferentes opciones para presentar la información sobre experiencia y estudios. Las más comunes son:

- Currículum Vitae Cronológico
- Currículum Vitae Funcional
- Currículum Vitae Combinado
- Datos personales

Currículum Vitae Cronológico

Formato habitualmente usado, pero que no siempre facilita el objetivo fundamental: CONSEGUIR UNA ENTREVISTA

La formación académica (incluyendo master y seminarios) y la experiencia de trabajo se presentan en orden cronológico inverso, empezando por el trabajo actual o último y después los anteriores, y terminando con los estudios y formación.

Inconvenientes de este formato: pone de manifiesto los periodos de inactividad (meses, años) y/o los cambios muy frecuentes de trabajo, por el motivo que sea y que conlleva, muchas veces, que la persona se ve “obligada” a cubrir estos espacios con información de relleno e irrelevante para el puesto de trabajo al que se opta.

Destaca la progresión en el trabajo de la persona: la promoción, el aumento de responsabilidades quedan reflejados y tiene el inconveniente de poner de manifiesto que una persona, aunque sea muy efectiva en su trabajo y esté satisfecha con sus funciones, no ha ascendido o tomado más responsabilidades.

Cuándo usar este formato de Currículum Vitae :

- Si tienes una buena experiencia profesional.
- Si no tienes períodos sin trabajar.
- Si no has cambiado mucho de trabajo.
- Si estás buscando un trabajo en el mismo tipo de sector.
- Si has trabajado en una importante compañía y crees que supone “una buena tarjeta de visita”.

Ventajas:

- Formato tradicional y aceptado por la mayoría de los departamentos de selección.
- Fácil de leer y entender.
- Muestra tu estabilidad laboral.
- Refleja tu aumento de responsabilidades y/ o promoción.
- Enfatiza el tipo de puesto y las compañías para las que has trabajado.
- Describe tus funciones y logros en el puesto de trabajo.

Inconvenientes:

- Enfatiza los cambio de empresa.
- Puede focalizarse mucho en la edad que tienes.
- Muestra la falta de reciclaje o actualización de la formación.
- Refleja los tiempos de inactividad laboral.

Currículum Vitae Funcional:

Evita las desventajas del cronológico y facilita la exposición de habilidades y logros conseguidos, aunque las fechas de la experiencia laboral no sean continuas, ayudando a difuminar o disimular los períodos de inactividad o de sucesivos trabajos similares sin promoción. Indicado cuando se quiere dar un giro a la carrera profesional y entrar en una actividad totalmente diferente, en la cual el tipo de empresa y/o estudios no son relevantes , pero sí las habilidades, capacidades y forma de trabajo que pone en práctica el candidato, a través de su experiencia.

Cuándo usar este formato de Currículum Vitae:

- Si quieres destacar tus habilidades por encima de la duración de tu experiencia laboral.
- Si quieres volver a incorporate al mercado laboral después de un período de inactividad.
- Si hay muchos períodos de paro entre cada experiencia laboral.
- Si cambias muy a menudo de trabajo.
- Si estás buscando un trabajo en un sector totalmente diferente.
- Si piensas que tu edad puede ser una barrera (“muy joven, muy viejo”).
- Si has trabajado como free-lance / autónomo.
- Si eres recién licenciado, sin experiencia.
- Si has tenido experiencia militar o voluntariado.
- Si has sido empresario.

Ventajas:

- Muestra las capacidades y fortalezas de la persona.
- Permite que reflejes las habilidades y conocimientos que mejor se adecuan al puesto que quieres conseguir.
- Elimina la repetición de las funciones en puestos similares.
- Flexibilidad para presentar tu persona y tus logros conseguidos.
- Útil en nuevas tecnologias, Internet, telecomunciaciones, medios, publicidad...
- Puedes hablar de habilidades, intereses, motivaciones, que no siempre usas en tu trabajo, pero que son útiles.

Inconvenientes:

- No enfatiza el nombre de las empresas para las que has trabajado.
- No es importante el período de tiempo en cada puesto.
- Limita la descripción del puesto y sus responsabilidades.

Currículum Vitae Combinado:

Mezcla los formatos anteriores de Currículum (cronológico y funcional). El Currículo Vitae se inicia con el formato funcional y termina con el cronológico. Es más difícil de escribir y complejo pero tiene la ventaja de destacar la experiencia y habilidades que presenta el candidato en función del nuevo puesto por el que opta, así como reflejar de una forma dinámica sus experiencias y formación.

Ventajas:

- Muestra muy claro que sabes lo que quieres hacer y que tienes las capacidades necesarias para desempeñar el puesto de trabajo.
- Incluye el apartado “Objetivos Conseguidos”.
- Permite más flexibilidad y creatividad en reflejar las habilidades del candidato.
- Ayuda, ante una oferta de empleo concreta, a no pasar desapercibido para el responsable del proceso de selección. Pero no es el mejor formato de currículo si lo que tú quieres es insertar tu currículo en las webs sobre empleo y trabajo en Internet, ya que por motivos funcionales de sus bases de datos, todos los currículums se ajustan a un mismo formato.

Inconvenientes:

- Necesitas un currículo diferente para cada trabajo al que optas. Requiere tiempo, ya que siempre tienes que dar al mismo un enfoque diferente acorde a la información insertada en la oferta de trabajo.
- Elimina información referente a tus habilidades y experiencia que puedes pensar en excluir si estás optando a más de un puesto en la misma compañía.

------------------------

Datos personales:

- Imprescindible: Nombre y apellidos, fecha nacimiento, dirección y teléfono (fijo y/o móvil) y e-mail si tienes.

- No son necesarios ni obligatorios: estado civil, hijos, edad, raza, creencias religiosas.

- DNI: no es necesario, pero hay empresas cuyas bases de datos informatizadas requieren la introducción del DNI para poder almacenar los datos.

- Nacionalidad y permiso de trabajo: depende del lugar donde vas a optar por ese trabajo. En el caso de otras nacionalidades hay que indicar si se tienen o no permisos de residencia y/o trabajo.

- Fotografía: no es necesario enviarla, excepto a petición de la empresa que realiza la selección.


Cómo elaborarlo:

La información que presentas tiene que ser clara, concisa y lógica, que no lleve a errores y confusiones a quien la lee. Los responsables de selección no invierten más 10 segundos en escanear y decidir si leen o no tu Currículum Vitae, y unos 30 segundos en leerlo y tomar la decisión de invitar al candidato para una entrevista. NO LO OLVIDES!!
Organiza las respuestas por apartados, por ejemplo:

1. ¿Cual es mi objetivo? ¿Qué nivel de responsabilidad busco?

2. Resumen de habilidades, capacidades y conocimientos adquiridos.

3. Experiencia.

4. Estudios / formación.

5. Uso de programas informáticos / Internet.

6. Idiomas.

7. Puntos de interés que quiero destacar: aficiones, intereses, voluntariado.


Cuando escribas el Currículum tienes que tener presente lo que quieres comunicar: la información que contiene tiene que ser relevante para conseguir lo primero una entrevista de trabajo y así tener la posibilidad de que te conozcan y puedas demostrar que eres el candidato idóneo para el puesto de trabajo ofertado.

Sólo hay que reflejar los intereses y aficiones si tienen relación con el puesto al que optas; por ejemplo, si te gusta leer, y el puesto es en un medio de comunicación o por ejemplo te gusta los deportes o la decoración y optas por un puesto en una compañía de deportes o de decoración. Si eres voluntario y ayudas a la gente pero optas a un puesto de ventas, es posible que el seleccionador piense que no vas a resistir lo duro y competitivo que es un puesto comercial , donde no siempre prima la persona, sino las ventas y los objetivos.

La Carta de Presentación

La carta de presentación es una herramienta igual de importante que el Currículum Vitae.
Es la primera impresión que el seleccionador tendrá del candidato y su impacto positivo o negativo va a influir en la posterior lectura o no del Currículum.
Una carta de presentación tiene que ser muy profesional, bien redactada, sin faltas de ortografía, y cuyo contenido vaya dirigido a explicar que el candidato reúne los requisitos del puesto, destacando y dirigiendo la atención del seleccionador hacia las habilidades, capacidades y conocimientos que el candidato ha demostrado , con ejemplos concretos basados en su experiencia anterior o en su experiencia no laboral (puede no haber trabajado nunca o bien haber estado fuera del mercado laboral durante u tiempo).

¿Para qué es útil la carta de presentación?

- Marca la diferencia con el resto de candidatos.
- Tiene que convencer al seleccionador de que te invite a la entrevista.
- Muestra tu motivación.
- Refleja tu habilidad de comunicación escrita.

Fuente: http://www.cv-resume.org/curriculumvitae/

Modelos de cartas de presentación, en el sitio, aquí.

Ejemplos de currículums aquí (tenés que darte de alta en el sitio).


Google